Más allá del reloj de pulsera (I). El reloj de sol.

Comentarios

En Ciberwatch nos encanta compartir nuestra pasión, que son los relojes. Hoy comenzaremos con una serie de artículos que iremos publicando frecuentemente, sobre relojes que van más allá del reloj de pulsera, que son los modelos que normalmente ofrecemos desde nuestra web, pero sabemos muy bien que el interés sobre los objetos de medición de tiempo no culmina allí.

En este primer acercamiento nos vamos a referir a un tipo de reloj que se considera como el primer aparato de medición de tiempo, el reloj de sol.

El reloj de sol es un instrumento utilizado desde tiempos muy remotos con el fin de medir el paso de las horas, minutos y segundos.  Emplea la sombra arrojada por el sol sobre un palo vertical, al que se lo conoce como gnomon, y la proyección de esta sombra ocurre sobre una superficie con una escala para indicar la posición del sol en el movimiento diurno.

Según la disposición del gnomon y la forma de la escala se pueden medir diferentes tipos de tiempo, siendo el más habitual el tiempo solar aparente, que es el tiempo solar verdadero.

La duración de un día solar no es uniforme y varía a lo largo del año y el efecto acumulado de estas variaciones produce desviaciones estacionales de hasta 16 minutos de la media. El efecto ocurre por dos causas principales, la órbita de la Tierra es una elipse y por la inclinación axial de la Tierra. En consecuencia, los días solares verdaderos son más cortos en marzo y septiembre de lo que son en junio o diciembre.

Los primeros inicios documentados se lo debemos a los egipcios, que comenzaron a orientar sus pirámides unos 2500 años a.c. basándose en las estrellas, fundamentalmente en el sol. El primer objeto que se les conoce es un instrumento denominado “sechat”, un pequeño reloj solar para medir el tiempo mediante la longitud de las sombras.

En la era grecorromana se ha plasmado en varios escritos el uso de instrumentos identificados como los primeros relojes de sol, sobresaliendo el uso que le otorgaron a un obelisco egipcio, que se encontraba ubicado en la zona conocida como Campo de Marte en Roma, al que se le atribuyó la admirable función de medir la sombra proyectada por el sol sobre unas placas con marcas de bronce insertadas entre las piedras.

En la época medieval, durante los primeros siglos de la era cristiana, la instrumentación oficial de estos objetos era impuesta por la iglesia católica, que mediante el uso de las horas canónicas obtuvieron mejoras combinando los factores de latitud geográfica y oblicuidad de la elíptica de la tierra.

El auge árabe también tuvo su intensa actividad cultural intensa respecto a la medición de horas por medio del sol, sobre todo luego de la destrucción de la Biblioteca de Alejandría. En España los primeros empleos de relojes solares se lo debemos al dominio árabe existente en el sur de la península, de ello quedan registros de elementos construidos sobre mármol o placas de cobre, con elementos en algunos casos de formato esférico para proyectar sombras.

En el siglo XV, durante el esplendor del renacimiento europeo se destaca la enorme divulgación que existió de los perfeccionados instrumentos para medir el tiempo, extendiéndose por sobre todo en las colonias existentes en América,  objetos que aún se pueden encontrar muy bien conservados y de atractivo turístico.

De los factores que podemos considerar como técnicos o variación de tipos de relojes de sol se los puede categorizar de tipo horizontal, ecuatorial, verticales, analemático, orientado, declinante y algunas otras denominaciones que sin duda hace referencia al formato y en algunas situaciones a la geolocalización con respecto al sol.

En nuestro país existen varias organizaciones o asociaciones que se encargan de proteger la cultura y herencia de los relojes de sol, tal como es el caso de la Asociación de Amigos de los Relojes de sol, quienes llevan una labor colaborativa muy importante en la difusión de esta temática. Se podría decir que existe una ruta turística de relojes de sol, que no se encuentra delineada como un camino a seguir, sino como una serie de puntos localizables, ofrecidos por medio de organismos difusores de la gnomónica, como se conoce hoy en día a esta ciencia de medición solar del tiempo.

Desde Ciberwatch, en nuestra permanente curiosidad sobre los relojes de todo tipo, hoy nos quedamos satisfechos el poder haber compartido en éste artículo, aunque sea de forma breve y resumida, uno de los elementos de medición del tiempo más allá de los relojes de pulsera.

En breve te acercaremos por medio de éste blog, información sobre otros instrumentos de medición de tiempo, que seguramente despertarán tu curiosidad y a partir de ella puedas interesarte o introducirte en el mundo apasionante que nos ofrecen los distintos tipos de relojes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

He leído y acepto los Términos de uso y Política de Privacidad de este sitio.

 

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Recomendado en Bodas.net
¿Quienes somos?
Ciberwatch es una tienda on line perteneciente a la empresa Loysan Actividades Económicas S.L. (Relojería Joyería Suiza), con CIF B-54915046, situada en la Calle Mercado nº 4 de Benidorm (Alicante). Contamos ya con el respaldo de miles de clientes satisfechos por toda España y en el resto de Europa. Nuestro objetivo siempre ha sido ofrecer a nuestros clientes el precio mínimo garantizado con las condiciones más ventajosas en todos nuestros artículos, aportando además la máxima rapidez en la entrega. Esto hace que el denominador común en todas nuestras ventas sea el mismo: satisfacción 100% garantizada.

IVA INCLUIDO EN TODOS LOS PRECIOS

Copyright © Ciberwatch 2011-2020 - Todos los derechos reservados.

Desarrollado por: Diseño tiendas online