Más allá del reloj de pulsera (II). El reloj de arena.

Comentarios

En nuestro blog hace unas semanas comenzamos con una serie de artículos para compartir nuestra pasión, que son los relojes. Hoy realizamos nuestra segunda entrega sobre relojes que van más allá del reloj de pulsera,  y esta vez nos vamos a referir al reloj de arena.

Comenzamos definiendo el reloj de arena. Se trata de un dispositivo que posibilita medir el tiempo, segmentándolo en diferentes unidades. El material que se utiliza para esta medición es la arena como su nombre lo indica, o en algunos casos partículas similares procedentes de rocas o algún material sintético.

Se trata de un instrumento de medición antiguo y su origen no es claro,  pero se cree que puede haber sido introducido en Europa en el siglo octavo por un monje llamado Liutprando, que cumplió funciones en la catedral de Chartres, de Francia.

Los primeros registros escritos que se han hallado sobre este aparato en su mayoría son de los cuadernos de bitácora de los barcos europeos donde mencionan el reloj de arena, y que aparece en las listas de provisiones de a bordo.

Fueron muy populares en los buques, ya que se trataba de la medición más fiable de tiempo en el mar, debido a que el movimiento de la nave durante la navegación no afectaba su funcionamiento. El hecho de que el reloj de arena utilizara materiales granulares en lugar de líquidos obtuvo mediciones más precisas. Los marinos encontraron con el paso del tiempo que el reloj de arena fue capaz de ayudarles a determinar longitud, la distancia al este o al oeste a partir de cierto punto, con una precisión razonable.

Fresco Alegoría del Buen Gobierno por Ambrogio Lorenzetti

¿Pero cuándo  comenzó a tener mayor utilidad?

Su empleo dio comienzo en los servicios religiosos de iglesias, lugares de trabajo e incluso hogares para medir sermones, el tiempo invertido en pautas de trabajo y tiempos de cocción respectivamente.

A medida que se hicieron más comunes, aumentando la demanda de estos dispositivos, comenzaron a producirse en distintos tamaños y no era tan difícil conseguirlos allá por el siglo XV, ya que no requieren de ninguna tecnología especial  con lo que a mayor uso se hicieron más prácticos.

El desarrollo del reloj mecánico después del 1500, que se volvió más preciso, más pequeño y más barato, fue el momento en el cual el reloj de arena dejó de estar tan generalizado. Sin embargo, no desapareció por completo, solo que se volvió relativamente menos útil con los nuevos avances mecánicos y comenzaron a valorarse por sus diseños.

Funcionamiento

El funcionamiento del reloj de arena es muy simple. Se trata de un instrumento de vidrio o plástico transparente, con dos ampollas o bulbos de idéntico tamaño que se comunican a través de un pequeño orificio en el centro del dispositivo. En el interior, se coloca una cantidad de arena suficiente para llenar la mitad o poco más de la capacidad de una ampolla.

Por la acción de la gravedad, la arena siempre se acumula en la ampolla que está en la parte de abajo: cuando alguien toma el reloj y lo da vuelta, la ampolla inferior se convierte en la superior y la arena empieza a caer a través del orificio, pasando a la ampolla que ahora quedó abajo.

El reloj de arena, de este modo, mide un periodo de tiempo fijo en base a lo que demora la arena en pasar de una ampolla a la otra. Dicho lapso puede equivaler a un minuto, por ejemplo. En definitiva si lo que se desea es medir el tiempo exacto que transcurre entre dos acontecimientos o saber la hora, el reloj de arena carece de este tipo de utilidad.

Materiales

Mientras que algunos relojes de arena en realidad hicieron uso de arena como la mezcla granular para medir el tiempo, muchos no usaron arena en absoluto. El material utilizado en la mayoría de las bombillas consistía en una combinación de polvo, óxidos de mármol, estaño o plomo pulverizado entre tantos materiales.

Diseño

La forma detrás del reloj de arena no tiene casi ninguna evidencia escrita de por qué su forma externa es la que es. Las bombillas de vidrio usadas, sin embargo, han cambiado de estilo y diseño a través del tiempo. Mientras que los principales diseños siempre han sido en forma de ampolla, las bombillas no siempre estaban conectadas.

Los primeros relojes de arena consistían en dos bombillas separadas con un cable enrollado en su unión, el cual luego fue recubierto de cera para mantener juntas las dos piezas y permitir el flujo de la arena en el medio.  No fue sino hasta 1760 que ambas bombillas fueron sopladas juntas para mantener la humedad fuera de ellas y regular la presión dentro de la bombilla que variaba el flujo.

Con el tiempo, las diferentes texturas de la materia granular fueron siendo puestas a prueba para determinar cuáles proporcionaban el flujo más constante dentro de los bulbos. Más tarde se descubrió que para el flujo perfecto para lograr la proporción de gránulo a la anchura del cuello del bulbo necesaria para ser 1/12 o más, pero no mayor que 1/2 del cuello de la bombilla.

Actualidad

En la actualidad estos relojes ya bien se utilizan como adorno, en algunos casos como parte de entretenimiento en juegos de mesa para medir tiempos de destreza, hasta poder encontrarlos como puntos de atracción turística. Este último caso es notablemente visible en Budapest conocido como la Rueda del Tiempo y el reloj de arena del museo de Arena de Nima, en Japón.

Con una altura de ocho y seis metros y un tiempo de recorrido de un año respectivamente, se encuentran entre los relojes más grandes del mundo. Otro modelo gigantesco se exhibe en la Plaza Roja de Moscú desde julio de 2008, con una altura de 11,90 m y un peso de cuarenta toneladas es, probablemente, el reloj de arena más grande del mundo.

Esperamos que con este artículo hayamos despertado un poco más la curiosidad entre los distintos tipos de relojes que existen y existieron en el pasado, antes de llegar al reloj de pulsera, del cual hacemos  siempre referencia por la disponibilidad de nuestro catálogo online en Ciberwatch.es, tu tienda favorita para conseguir las mejores piezas a precio de descuento. Como siempre, no te pierdas las últimas novedades ingresando a nuestra web.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

He leído y acepto los Términos de uso y Política de Privacidad de este sitio.

 

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Recomendado en Bodas.net
¿Quienes somos?
Ciberwatch es una tienda on line perteneciente a la empresa Loysan Actividades Económicas S.L. (Relojería Joyería Suiza), con CIF B-54915046, situada en la Calle Mercado nº 4 de Benidorm (Alicante). Contamos ya con el respaldo de miles de clientes satisfechos por toda España y en el resto de Europa. Nuestro objetivo siempre ha sido ofrecer a nuestros clientes el precio mínimo garantizado con las condiciones más ventajosas en todos nuestros artículos, aportando además la máxima rapidez en la entrega. Esto hace que el denominador común en todas nuestras ventas sea el mismo: satisfacción 100% garantizada.

IVA INCLUIDO EN TODOS LOS PRECIOS

Copyright © Ciberwatch 2011-2020 - Todos los derechos reservados.

Desarrollado por: Diseño tiendas online